miércoles, 1 de julio de 2015

Entra



Entre tu espalda y mi espada, no separe la pared; que se pare, ¿quién? El tiempo.